sábado, 12 de octubre de 2013

Fútbol

¿Saben qué es lo que me gusta del fútbol?

Que no resuelve absolutamente nada.

Al terminar el juego de la selección mexicana contra la de Panamá, tuve que trabajar, debido a que tengo que monitorear unos procesos de conteos de inventarios y seguramente, mucha gente tendrá que trabajar el sábado y casi todos regresaremos a trabajar el lunes (¡argh! lunes)

La selección mexicana ganó, ¿eso arreglará los problemas del país? No. ¿Se acabará la guerra contra el narcotrafico? No. ¿Ya no habrá pobreza? La habrá. ¿Enrique Peña Nieto seguirá siendo presidente? Si.

Sin embargo, por dos horas, podemos emocionarnos, enojarnos, sufrir, llorar, reír. Por dos horas, me olvido un rato de las deudas, del tráfico, de la pila de trabajo que tengo y me emocionó e ilusiono: "Qué padre que México ganará una Copa Mundial"

Después de eso, regreso a ser el ciudadano que intenta no tirar basura en la calle, que intenta cruzar en las esquinas, que paga sus impuestos e intenta llegar a tiempo a su trabajo.

La selección no ha calificado al mundial y los problemas del país, ahí siguen, pero hoy, vi un golazo y eso me hizo la noche :)


Pero ese soy yo, querido e imaginario lector, y seguramente estoy mal.
Publicar un comentario