sábado, 27 de julio de 2013

Online

Resulta que mi estimada amiga Dunya siempre me anda molestando porque "compro muchos juegos y no los juego". Puede que sea verdad: la falta de tiempo por el trabajo, estudio, tiempo de transporte y otras obligaciones es un gran factor.

Pero ese no es el tema de este post o mi gran querido e imaginario lector.

Hace unos días, Dunya me molestaba por twitter con lo mismo, a lo que le respondí que en el PSP no me puedo conectar a 'Raptr' dando a entender que, aunque no he jugado en mis consolas, lo he hecho en una portátil.

Pero, ¿"Raptr"? Se preguntará usted. Verá, Raptr es una red social de videojugadores donde se lleva un registro de la actividad: horas de juego, logros y además, le avisa a tus amigos cuando empezaste a jugar, tal vez para que te unas a la partida.

Posteriormente, el über estimado Bobbynas comentó que es posible conectarse a Raptr desde el PSP y que si voy en el transporte, me conecte vía mi celular a la red de redes lo cual me lleva al tema principal de éste post:

¿Es necesario compartir todo lo que hacemos hoy en día?

Según leí en ésta página, los mexicanos pasamos más de siete horas al día en redes sociales, tal vez sean más, tal vez sean menos, pero, ¿de dónde viene esa necesidad de informar todo lo que estamos haciendo en un momento dado? Tal vez sea falta de cariño, nuestros papás no nos abrazaron lo suficiente, no lo sé.

El colmo para mi se empezó a dar cuando se ponía que es lo que se estaba comiendo en ese momento y después, lo acompañaban de una foto (mal) tomada:

"Vean los taquitos de pastor con cilantro, cebolla, piña y salsa roja, acompañado de una lulú roja que me voy a merendar"

¿Qué responder a algo así: "felicidades", "qué te aproveche", "¡qué envidia!" ?


¿Es necesario que mis amigos sepan que empecé a jugar, para que no les moleste el hecho de que tengo muchos juegos y los uso poco?

¿Debo informar más seguido que voy al baño para que mi 'followers' no piensen que tengo estreñimiento?

¿Es importante hacer el 'chek-in' en el antro de moda para que vean que soy un chavo de onda reventado y no un ratón de computadora?

O tal vez yo soy solo un viejito amargado que a veces no entiende a la chaviza.

Decida usted, imaginario y querido lector.
Publicar un comentario en la entrada