martes, 4 de diciembre de 2012

El cielo


Recuerdo cuando vi ésta imagen. Me sentí triste por Quintero y solté una lagrima. Pensé que, aunque no quisiera, algún día tú también nos tendrías que dejar.

Hoy fue ese día. Cuando me dijeron que tendrías que irte, no sabía que pensar. No quería pensar. no hasta que te viera. Como si supieras que ya te ibas, estabas muy tranquila.Te acaricié y besé.

Pensé en los quince años que pasaste con nosotros, quince años en los que nos recibías en la puerta, y no dormías si alguno de nosotros no llegaba.

Nunca pensé que fui tu mejor cuidador, aún así, siempre movías tu cola al verme. Cuantas ratas no ayudaste a atrapar y cuantos horrendos gatos no ahuyentaste de la casa.

Te quiero mucho y te extrañaré más chiquita, o gorda, nunca te enojaste por cualquier apodo que te pusiéramos.

Descansa y espera por nosotros, que algún día también regresaremos al universo.


Publicar un comentario en la entrada