lunes, 26 de marzo de 2012

Este no es un post de Metallica.

Hace ya algo de tiempo, platicaba con mis hermanos sobre cómo la gente dice que Metallica se vendió y que ya no mostraban el mismo sentimiento en sus canciones.

Sin entrar a detalles, coméntanos que alguien no puede estar enojado treinta años y que es obvio que la gente cambie.

Cuando inicié está segunda etapa cómo "bloguero" (la primera para los que la recuerden fue en el ahora extinto MSN Spaces) tenía varias cosas que decir, y creo que lo hacia, hasta que un día, aunque quería hacerlo, las palabras no salían. Tal vez deje de estar enojado.

Hoy a un día de cumplir treinta y un años parece que las palabras han regresado, las muy ladinas, para compartir más experiencias, y no porque esté enojado, no solamente, sino porque estoy contento, triste, pensativo y cualquier otro adjetivo que se les ocurra.

Así pues, en posee reflexiva, veamos que le puedo ofrecer a este año que viene.

Su vecino amigable: Erume.


Publicar un comentario