jueves, 21 de agosto de 2008

Choose your life...

No lo recuerdo bien, pero un buen día mis señores padres decidieron que era buena idea llevarme al jardín de niños. Yo, como el buen hijo que soy, no dije nada... además tenía como tres años.

Posteriormente, la primaria: ahí estaba yo, sin decir una palabra, estudiando y sacando buenas calificaciones.

Secundaria: bien lo dijo un profesor: "Ernesto, tú no hechas relajo, no sacas buenas notas: ¡¿A que diablos vienes a la escuela?!" mi respuesta lo hizo enojar mucho más de lo que ya estaba: "Me mandan mis papás!" (No lo dije en mal plan, aunque así sonó)

La preparatoria...ya pensaba yo: "¿qué será de mi vida?, ¿realmente quiero estudiar?, bah, ya estoy aquí de todos modos..."

Para la universidad yo ya estaba hasta la madre!!!, pero claro, "tenía que hacerlo" después de todo, es lo que se espera de uno, ¿no?, una buena carrera, un buen trabajo, un buen carro, una buena casa y una buena mujer... Creo que no voy mal...

¿Por qué no mando todo ya al carajo?, Vamos... si no tengo de que quejarme, ¿qué sería de mi y mi deporte favorito?

Pfff!!!
Publicar un comentario