domingo, 10 de febrero de 2008

Argh!

Bueno, ¿cómo decirlo?, estoy... molesto, triste, no se, incomodo... y es que esta semana, una persona deja de laborar en la empresa donde trabajo.

Esta persona, no sólo fue mi líder o un compañero de trabajo... no! es mi maestro, mi mentor, y que decirlo un muy buen amigo: alguien que sabe mediar entre el desmadre y el trabajo, que valora a su familia, y a su trabajo... bueh!, en pocas palabras: un chingón!

Se va en un ambiente no muy agradable, ya que el último proyecto en que laboramos no fue de lo mejor...

En fin, yo esperaba que estuviéramos en el siguiente proyecto los mejores (digase, Hugo, JC, Luisón y él) no será así...

Estoy un poco temeroso, pero es tiempo de demostrar que me enseñó a pintar la cerca muy bien!

Va por ti Pacheque!



Publicar un comentario en la entrada